Blogia
REVISTA DIGITAL MENTES-INQUIETAS

FIB 2006. DIARIO DE JUEVES Y VIERNES

THE STROKES,PIXIES Y SCISSOR SISTERS MOSTRARON SUS CARTAS

101 artistas y 40.000 espectadores cada día fueron la amalgama ideal para hacer del Festival Internacional de Benicassim uno de los más grandes, aunque en algunos casos se convirtiera en un resort de extranjeros en busca de playa, mujeres, alcohol , refrigerios psicotrópicos y en última instancia conciertos. Esperemos que este caso no vaya in crecendo en los próximos años, por el bien del festival socialmente  hablando y que reine la cordura entre el público, ya que económicamente la inyección de guiris en la zona repercute positivamente a los bares y hosteleros.

JUEVES 20

Más allá de datos, el jueves se daba la bienvenida en el FIB Start con Sunday Drivers y Scissor Sister como cabezas de cartel. Los manchegos abordaron todos los temas de sus dos trabajos que han publicado hasta la fecha y además nos ofrecieron un par de temas de su próximo álbum. La gente ya se agolpaba como abejas en su enjambre para ver al plato fuerte. 

Con el escenario a oscuras, las tijeras acabadas en dos piernas de mujer con tacones se iluminabas en el fondo del mismo, y salían los hortera-glam más conocidos en todo NY. Take your mama out fue la canción que abrió paso a Laura ,Mary o la que cerró Filthy Gorgueus entre otras. Realmente fue una juerga en la que canción tras canción – con ritmos más rápidos de lo común- dejaban regalos los cantantes Ana y Jake como “mi vagina es muy grande y muy divertida” , “vamos a haceros sudar, bailar y vamos a haceros el amor” o “este festival hace que me moje”, dejando ex aequo el premio al cantante más bizarro.

 

VIERNES 21

El público comenzaba a llegar  con la toalla al hombro al concierto de 12Twelve. Los suficientes para disfrutar de uno de los conciertos tapados y que mejor sensaciones dio. L´universe, un álbum debut para un grupo de black label, y que nos enseñaron porque es una de los grupos más en forma que podemos ver en directo. Nos invitaron a su personal viaje sideral, pasando por el jazz, el funk lo progresivo y lo experimental, y aún siendo “sólo” instrumental el grosso del show, la cercanía, la forma de interactuar con el público y obviamente, el saxofón y el contrabajo dando un toque be-bop de los 50 hicieron de estos un grupo para tener muy en cuanta por calidad y calidez.

Tenía que elegir, y tras los Babyshambles del excéntrico Pete Doherty (lider de The Libertines) y Garzón (Ahora llamados Grande-Marlaska por problemas judiciales con el juez, valga la redundancia) tocaba el turno a Pixies.

Empezaron bien, pero a los 20 minutos se paró el concierto, ¿por qué? Pues porque inexplicablemente la valla antipático estaba provocando eso mismo, pánico. Pánico a la organización porque cediera y porque las 40.000 personas que estaban ahí abajo seguían obstinados en empujar. Tras esos 20 minutos y unos tubos que colocaron entre vallas y escenario se reinició el concierto. Black Francis y los suyos son perros viejos, y como tal volvieron al stage con la lenta Wave of mutilation , calmando los ánimos y llenando las almas. El concierto prosiguió con el ritmo automático Pixies, llevando los tempos al milímetro y cerrando con Gigantic. Sin ser fan de estos tipos, creo que están en la antesala para su segunda oportunidad , después del merecido protagonismo del que gozaron en los 90.

Echo & Bunnymen mantuvieron el tipo descargando rock ligero con un Will Sergeant a las seis cuerdas demostrando su valía, pero tras su intro celestial el cuerpo pedía comida y desconecté el chip. Bajé a por nutrición y refrigerio para tener las pilas al 100% y la visión perfecta porque  The Strokes llegaban a Benicassim pugnando por un triunfo más, aunque se quedaron a medio camino. El gran público estaba deseoso de rockear con ellos, y las nenas de ver al frontman Casablancas. El primer disparo fue certero y sin concesiones. El single de su último disco juicebox  abrió la veda y su puesta en escena fue más positiva de lo que se esperaba, aunque aún les falta un poco de salero a estos neoyorquinos, con la excepción de Julian Casablancas que estuvo muy fino en cuanto a puesta en escena y lírica. Rescatando de su olvidado Room on Fire  sólo Reptilia para cerrar; el protagonismo del concierto se lo llevó su último trabajo First Impressions of Earth y Is this it, enganchando Hard to explain y last Nite sin ceder  tiempo al personal para respirar. Un concierto grande para un grupo con talento y mucho camino aún por recorrer.

Manta Ray cerraban el Viernes en el escenario verde, demasiado grande para sus características, no así para su calidad. Presentando “Torres de Electricidad” dejaron claro que no son un grupo experimental. Son un grupo con personalidad, con conciencia de saber lo que hacen, cómo lo hacen y  con agresividad, dando como resultado un muy buen concierto. Los gritos del cantante García fueron sólidos consistentes y creíbles y Xabel vegas a la batería se mantenía en una guerra constante con su amada, llevando a ritmos imposibles todo lo que hacía bajo su gesto de despreocupación y confianza. En una festival donde no hay cabida para los bises  (contados con los dedos de una mano fueron los artistas que volvieron a salir al escenario) Manta Ray nos dijeron hasta luego con I fought the law de The Clash. Gracias a dios Manta Ray son asturianos y no ingleses, para que el público pudiera ver el concierto tranquilo, desahogado y sin rubios de 1,90m en sus narices, ¿qué les dan de comer?....

Para los noctámbulos ya sólo quedaba acercarse a las carpas, donde varios Dj´s del calibre de Nathan Fake les permitieran  seguir moviendo las caderas, y más.

 

::JK::

 

::MENTES-INQUIETAS::

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Supra TK Society -

Confidence and courage come through preparation and practice.

BIKTOR -

Cierto,cierto!!lapsus mentis!;). Cambiado y aceptado

brayanino -

Solo puntualizar que los Strokes no tocaron 12:51, sino The end has no end. Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres