Blogia
REVISTA DIGITAL MENTES-INQUIETAS

TRES SEMANAS PARA PODER DISFRUTAR DE PEARL JAM. Comienza la cuenta atrás¡¡¡¡

Pearl Jam: una banda, una vida…..

El Azkena Rock Festival cumple cinco años. La de 2006 es la quinta edición de un festival que lleva ya tiempo consolidado como uno de los más importantes eventos de rock & roll de toda Europa. Este año, para celebrarlo por todo lo alto, se ha configurado un cartel histórico con todo un clásico como Pearl Jam como estandarte principal. Un año más, Vitoria-Gasteiz se convertirá durante unos días en la capital del rock.

Pearl Jam acaban de publicar su primer disco homónimo, con cambio de discográfica incluido, en lo que parece un nuevo resurgir de la banda de Seattle. Catorce años después de aquel “Ten” que marcó a toda una generación, los únicos supervivientes del mal llamado movimiento Grunge vuelven a los temas más cañeros, más guitarreros y con un Eddie Vedder que vuelve a gritar como antaño.

 

Es un disco desde todos los puntos de vista sorprendente  –como cualquier disco de Pearl Jam- pero si cabe éste aun más, cuando muchos de sus primeros fans ya habían renegado o perdido la esperanza en una banda que supo evolucionar y sobrevivir a la hecatombe de la muerte del Grunge.

 

 

Pearl Jam dejó a todo el mundo cuadriculado cuando en 1996 editó “No Code”, sus fans se esperaban otro “Vitalogy” u otro “Vs”, en definitiva seguir por la senda marcada en los primeros ’90. No fue así, “No Code” fue el primer punto de inflexión: Un disco más intimista, con temas más lentos y existenciales (joyas como “Present Tense”,  “In my tree” u “Off he goes”), pero con temas que rozaban el Punk como “Habit” o “Lukin”. En medio auténticos clásicos de la banda como “Hail Hail”. Fue toda una evolución, pero disco aun ligeramente deudor del sobrenatural tema “Spin the black circle”.

 

El siguiente paso también fue adelante, en el ’98 publican “Yield”, profundizando en la línea trazada con “No Code”. El grupo volvió a sorprender con todo un himno “Do the evolution” cuyo video, dibujado por Todd McFarlane, está considerado entre los mejores videos de toda la historia. Yield” nos dejó temas como “Whislist”, “Given to fly”, “Faithfull”... Los medios tiempos cobran el protagonismo y Pearl Jam continúa en su particular evolución.

 

 

 

 

Tras el éxito de “Yield”, dos años después sacan al mercado “Binaural”. Este disco acabó con la paciencia de aquellos primeros fans que disfrutaron con “Evenflow” o “Alive”. Pearl Jam riza el rizo y ahonda en la experimentación en un disco muy, muy infravalorado por sus fans. No es el mejor disco del grupo, pero contiene joyas como “Breakerfall”, “Light years” o “Nothing as it seems”.

 

 

 

 

Tras el paso en falso de “Binaural”, editan “Riot Act” en 2002. Es, quizás el disco que más pasó desapercibido de toda su carrera. Quizás porque el grueso de fans aun estaban decepcionados con “Binaural” y habían sentenciado a muerte a una banda que aun tenía muchas cosas que demostrar. Este “Riot Act” contiene temas poderosos como “Save You” o “Ghost”, así como nos dejó canciones tan memorables como “Love boat captain”, “I am mine” o “Greendisease”. Es un disco que se centra en la crítica a la administración Bush, valga de ejemplo “Bushleager”; un tema en el que durante la gira, Eddie salía el escenario con una careta del presidente americano que luego pisoteaba. En definitiva, “Riot act” es un buen disco que se merece varias escuchas para apreciarlo en toda su amplitud.

Después de 4 años –y con disco de grandes éxitos (Rearviewmirror) y de rarezas (Lost dogs) por en medio- cuando colocas este maravilloso “Pearl Jam” en tu reproductor de CD y escuchas los primeros guitarrazos de “Life wasted”, sabes que Pearl Jam acaba de darle un giro de tuerca más al asunto. El disco inicia con una canción poderosa como ninguna, que recuerda a los Who por momentos (grupo de culto para nuestros amigos de Seattle). El siguiente tema es el primer single “World wide suicide”. Mucho más pop, un tema muy agradable de escuchar, que recuerda a la genial b-side “Undone”, pero que luego encaja un estribillo cañero como pocos. Un tema para saltar, gritar y cantar. Sin duda, será un punto álgido en los directos de la gira. “Comatose” coquetea con el punk como antaño. Es un tema frenético, rabioso, que recuerda a “Do the evolution” por momentos. Después los de Seattle nos regalan el que es, posiblemente, mejor tema del disco (y en años). “Severed Hand” engancha desde el principio. Con unos versos a dos voces (geniales los coros de Matt). Cuando escuchas este tema, estás escuchando a una banda muy bien empastada, donde la experiencia y los años se notan para parir un tema redondo como pocos. El tema finaliza con una transición muy melódica y final caótico. Una obra maestra. Con “Marker in the sand” sigue la caña, aunque con estribillos suaves.

 

Entonces es cuando a mitad de disco aparece “Parachutes”. Es una canción preciosista que te deja descolocado. Parece sacada de un disco de los Beatles. Quizás con las primeras escuchas no acabe de entrar, pero a la larga resulta ser un tema hermoso como pocos, delicado y que hace disfrutar muchísimo. Sin duda, un acierto. “Unemployable” es otro tema que mejora con las escuchas ya que de mano, resulta bastante extraño. Con “Big Wave” vuelve la caña desenfrenada y luego “Gone”, un viejo conocido de los directos de la banda que por fin podemos escuchar en estudio. Quizás esta sea la parte más floja del disco ya que a “Gone” le siguen “Wasted reprise” y “Army reserve”. Dos temas que bajan la media del disco. Pero luego llega toda una joya: “Come back”, un tema lento blusero no apto para tardes lluviosas de soledad; frases comoFrom whatever you are, come back” se te quedarán grabadas en la mente, en una canción que duele como pocas. El disco acaba con “Inside Job”, tema de 7 minutos, largo y elaborado. Bien construido, pero que sabe a poco tras “Come back”.

 

En definitiva, Pearl Jam da un golpe de efecto y da por finalizada la “crisis” (si es que en algún momento la hubo). “Pearl Jam” es una auténtica maravilla a la altura del “No Code” que demuestra que los de Seattle nos pueden regalar temas cañeros, lentos o experimentales con un nivel de calidad altísimo. Segunda juventud para una banda, que sin duda, pasó siempre por encima de modas y que no se preocupó por las ventas, anteponiendo siempre su música al mercado. Aun así, 60 millones de discos vendidos certifican su calidad y buen hacer. Sin duda –y como reza la publicidad de su nuevo álbum- Pearl Jam son “La banda de rock más íntegra del mundo”.

 

  ::Alex Camargo::
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres